Susana Sánchez Delgado ♡︎

Con 36 años de edad y 3 de casada llegue a considerar la posibilidad de no tener hijos, el virus del covid realmente sembró pánico en mi. Sin embargo, luego de vacunada accedí a consultar con el ginecólogo para una cita preconcepcional con la mentalidad del “por si acaso”. La ecografía de seno mostraba dos masas y la ecografía pélvica era normal en aquel 7 de mayo de 2021.  

Viajamos con Sebastián mi esposo a México y al regreso debía asistir a una cita que una amiga me había conseguido con el especialista. Llegué a mi cita con un sentimiento de culpa, no entendía cómo, yo siendo enfermera no había detectado dos masas y además ante la sospecha de cáncer llegué embarazada a la valoración del mastologo, ¿que iba a pensar ese medico de mi? Yo había trabajado en un servicio de oncología y no había visto algo igual. 

Entré a su consultorio, con solo ver sus ojos parecía ser un ser maravilloso, la calidez de su voz y cuando leí su nombre en la tarjeta: José Joaquín Caicedo, pensé en que sí el fruto de mi embarazo era un niño le iba llamar igual, además porque se trataba de un ser extraordinario, lo concluí con los primeros cinco minutos de consulta. 

 

En la sala de espera me encontré a una amiga que con toda la calma del mundo me contó que su hijo de 19 años había sufrido un accidente y estaban haciéndole pruebas para descartar muerte cerebral y yo me dije: y yo llorando porque estoy embarazada y quizá con cáncer, así que entendí que no debía adelantarme y debía vivir un día a vez y más cuando ella me dijo tranquila Susi Dios es bueno y yo no entendía como ella decía eso si su hijo quizá podía morir, pero entendí que siempre hay alguien pasando por una dificultad peor.  

 

Luego de la biopsia, el 27 de mayo confirmé mi embarazo, tenía 7.3 semanas de embarazo y no era uno, eran gemelos!!!!!, aquellos que siempre le pedí a Dios cuando pensaba en embarazo, por esos días logré olvidar el tema de la biopsia, así que estuvimos muy tranquilos y con la fe de que todo iba a suceder de acuerdo a la voluntad de Dios. 

 

Recibí el correo con el resultado de la biopsia, se la envié a Sebas y me fui a casa preguntándome que era lo que Dios tenía para nosotros, ¿para qué tenía que estar embarazada de gemelos y al mismo tiempo tener cáncer de seno? Luego de pensar y adelantarme a lo que realmente iba a suceder, mi querido Dr.  me llamó y me dijo que me presentaría en junta pero que lo mas seguro era hacerme mastectomía y que el embarazo seguiría su curso, yo lo que menos quería era tener que decidir entre seguir o no con el embarazo, todo sería voluntad de Dios. 

 

Fui llevada a cirugía en la semana 12 de embarazo, sobre la semana 22 tuve mi primer ciclo de quimioterapia y el último lo tuve con 30 semanas. El 22 de noviembre nacieron mis hijos. Retomé quimioterapia en diciembre, tuve Radioterapia en abril 2022, mis hijos cada día mas grandes y yo cada día mas agradecida con Dios. 

 

Hoy puedo decir que el embarazo llegó para ayudarme a sobrellevar, fortalecerme y superar el cáncer, Dios puso en nuestras vidas personas maravillosas con empatía, de buena energía, de fe y de mil cosas que lograron que mi familia creciera y que yo sanara.  

La misericordia y la bondad de Dios para con nosotros ha sido infinita y como me dijo Amanda (mi amiga) Dios es bueno porque un año después su hijo no murió y yo tampoco, mis hijos están sanos y mi esposo feliz con esta familia múltiple. 

Un año duró mi tratamiento, con teletrabajo, con parto, con licencia de maternidad, con covid, pasaron tantas cosas en tan poco tiempo, pero tuvimos a Dios de la mano bendiciendo nuestras vidas con José Joaquín y Emiliano José. 

A todo aquel que pase por una situación parecida solo puedo decirle que lo más valioso es la actitud, tener el apoyo de la familia, los amigos y en mi caso del mejor compañero de la vida Sebastián, que cada día trae su afán, todo pasa y todo es temporal.




64 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Julieta

Reina

Antonella